Bet365
¡Obtén el bono!
William Hill
¡ 300€  OFRECIDOS!
Luckia
¡ 200€  OFRECIDOS!
¡350€ de apuestas gratuitas con Codere!   HAZ CLIC AQUÍ

Gestionar correctamente tu capital en las apuestas deportivas

En las apuestas deportivas, gestionar bien tu capital es esencial. Lo más importante es saber como y cuanto apostar. Tras un tiempo de adaptación cualquier aficionado a las apuestas deportivas puede convertirse en un ganador.

¿Por qué apostar según tu convicción?

Saber apostar según tu convicción es muy importante antes de embarcarte en la búsqueda de ganancias. Es necesario que te plantees esta pregunta: ¿Por qué apostar según tu convicción? Existen muchas respuestas, estas pueden variar dependiendo de la persona. Podemos distinguir 3 tipos distintos de jugadores:

El jugador de los domingos

Este tipo de jugadores, apuesta principalmente para divertirse y vibrar con los eventos deportivos. A largo plazo este tipo de jugadores suele acabar perdiendo, pero mantiene su lucidez y es capaz de limitar sus pérdidas.  Estas pérdidas no influirán en el placer de este jugador por vivir los eventos deportivos.

El jugador ganador

Este tipo de jugador es normalmente, un apasionado de los deportes que sigue una estrategia bien elaborada. Éste, no ve las apuestas deportivas como un juego, sino como un deporte en el que las casas de apuestas son sus rivales. Los jugadores ganadores no son muy numerosos en el mundo de las apuestas deportivas.

El jugador compulsivo

Este tipo de jugadores suelen destacar por su ignorancia. Son capaces de conseguir beneficios a corto plazo. El jugador compulsivo es en ocasiones competente, pero no realiza ninguna gestión de su capital y puede acabar perdiendo sumas astronómicas, a largo plazo.

Este tipo de jugadores nunca se autodefinirán como tal. ¡Lo ideal es figurar entre las dos primeras categorías de jugador!

En el próximo artículo, te ayudaremos a optimizar tus posibilidades de ganar a largo plazo, con el objetivo de que acabes siendo un jugador ganador. 

Lee la segunda parte de este artículo.

¿Cuánto apostar?